El control sobre los derechos de autor ha sido siempre problemático. A pesar de la legislación existente para proteger la reproducción indiscriminada -es decir, sin permiso del autor y/o editor- de textos impresos, es casi imposible evitar que esto suceda. Un claro ejemplo de ello es el uso constante de fotocopiadoras. En el caso de la circulación de textos en Internet, actualmente se han desarrollado tecnologías para el control de la información y su circulación virtual.

Por estos motivos los libros electrónicos generalmente no pueden imprimirse y sólo pueden leerse en un determinado dispositivo portátil o computadora, es decir, no pueden leerse en otro dispositivo o computadora. Los autores y/o editores son quienes determinan si una obra puede copiarse o imprimirse. Los libros clásicos (esto es, de dominio público) y algunos otros libros pueden copiarse con libertad.

Las ediciones electrónicas tienen un importante control de su reproducción, mayor que en el caso de las ediciones impresas. Para limitar la transmisión de contenidos en la red se han diseñado herramientas tecnológicas destinadas a proteger los derechos de autor y a autorizar y regular el uso de la información. Los autores así tienen la seguridad de que su obra circulará ampliamente y a la vez, de modo seguro, ya que tienen el control sobre la difusión de la misma.

Estas herramientas son llamadas Digital Rights Management (DRM), un conjunto de tecnologías electrónicas cuya función es bloquear y proteger obras, así como también regular el acceso a ellas mediante licencias. Los DRM cumplen con las siguientes funciones:

Establecen los términos y condiciones de uso de una obra.

Ofrecen un sistema de seguridad y de control de acceso para limitar los usos no autorizados y reducir el número de copias ilegales de una obra.

Permiten la transmisión segura de textos.

Protegen los contenidos digitales ya que no permiten que los documentos sean modificados.

Permiten el control de la distribución al registrar a los distintos participantes del proceso editorial (autor, editor, librerías, etc.).

Estas tecnologías de protección fueron incorporadas a la legalidad a través del tratado firmado por distintos estados en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) -1996- y en el Acta Digital del Milenio -1998-. De esta manera la infracción de los mecanismos técnicos de control se convierte en una infracción legal, penada por la ley. Existe así un marco legal para estas herramientas de protección de los contenidos digitales.

Los Digital Rights Management, al brindar una mayor protección de la información digital, permiten que autores y editores se sientan más seguros. De este modo se favorece la publicación y circulación de libros electrónicos.


Diseño de Libro Electronico | Qué es Libro Electronico? | Historia del Libro Electrónico | Cómo se lee un Libro Electrónico

Ventajas del Libro Electronico | Derechos de Autor | Cómo publicar un Libro Electrónico | Contáctenos | Enlaces